#24 / Julio-Agosto 2017

¿Qué nos hace humanos?

Bases genéticas de la singularidad humana

Tomàs Marquès i Bonet

© Alexis Bukowski, www.alexisbukowskiworks.tumblr.com

Los humanos como primates

La posición de los humanos dentro de la Naturaleza es un tema que ha obsesionado a los humanos desde sus inicios. Una revisión mínima de la literatura de la historia ya nos dice que diferentes filósofos y naturalistas intentaron estudiar los orígenes de la humanidad y ubicar su relación con los demás seres vivos con más o menos suerte. Linneo, a mediados del siglo XVII, el primer gran clasificador sistemático de la Naturaleza, es reconocido como el primero en posicionar a los humanos agrupándolos con otros primates similares (para él, Anthropomorpha). Esta agrupación se mantuvo, pero seguramente debido a las duras críticas que recibió en su momento, el nombre científico de los humanos se diferenció con un género y especie propios, homo sapiens. Durante el siglo XIX, Haeckel e incluso Darwin se posicionan sobre el tema, y pese a que mantienen una posición parecida, adoptan una actitud menos acertada y más controvertida al sugerir que diferentes poblaciones humanas (no razas), podrían tener orígenes evolutivos diferentes, algo que hoy en día sabemos que no es así.

Para leer este artículo completo COMPRA ESTE NÚMERO o SUSCRÍBETE A LA REVISTA