#30 / Julio - Agosto

¿Está la sociedad preparada para la edición genética?

Bebés a la carta, biobancos y edición genética

Analogías y metáforas en el discurso sobre genómica

Lilian Bermejo-Luque 

La instalación Transfiguraciones (2013) de Aghata Haines presenta una colección de esculturas de cinco recién nacidos, cada uno de ellos con una modificación implantada que pretende resolver una posible alteración futura. La obra cuestiona hasta dónde pueden llegar los padres para dar ventaja a sus hijos. Estuvo en la exposición + Humanos. El futuro de nuestra especie. © CCCB, La Fotogràfica, 2015 

Genómica y vehículos motorizados: la formulación de analogías

Cuenta Esther Samper que, en los albores de la automoción, la sociedad de la época imaginaba toda clase de peligros en torno a aquella nueva tecnología. «Entre las muchas cosas que se dijeron –dice Samper– encontramos afirmaciones como que era algo antinatural, que corrompía la moral de las comunidades tradicionales y que el humo que expulsaba el ferrocarril asolaría los campos y mataría a los pájaros.»1 Incluso revistas científicas tan respetables como The Lancet publicaron minuciosos trabajos advirtiendo de los daños que para la salud entrañaba viajar a velocidades superiores a los 30 km/h. El catálogo de teorías disparatadas que relata Samper resulta muy divertido desde nuestra perspectiva actual: que si a esas velocidades se agudizarían los problemas respiratorios –si es que conseguíamos respirar en absoluto–, que la rápida sucesión de imágenes ante nuestros ojos causaría inflamación en las retinas, que las vibraciones del transporte a motor producirían debilidad y trauma físico, y eso por no hablar de su impacto sobre la salud mental…

Para leer este artículo completo COMPRA ESTE NÚMERO o SUSCRÍBETE A LA REVISTA