#9 / Enero-Febrero 2015

Geert Lovink y Daniël de Zeeuw

Vivir en las redes

El arte del anonimato

Criaturas de la mito-poesía y otras máscaras

En el futuro, todo el mundo será anónimo durante 15 minutos. 

Ian Alan Paul

En una desafortunada rueda de prensa de febrero de 2002, Donald Rumsfeld diferenció tres categorías de cosas: lo que sabemos que sabemos, lo que sabemos que no sabemos y lo que no sabemos que no sabemos. Que dos jets destruyeran las torres del World Trade Center de Nueva York pertenece, según Rumsfeld, a la tercera categoría. En el momento en el que ocurrió, como todo gran evento inesperado, rasgó el fino envoltorio de un nuevo orden mundial emergente. Al mismo tiempo, fue la ocasión perfecta para la administración Bush de consolidar sus políticas, con la declaración de guerra a lo desconocido y el avance hacia el sistema de vigilancia total de la información (Total Information Awareness, TIA). Los verdaderos resultados de esto no se conocieron hasta que se hicieron públicas las revelaciones de Edward Snowden sobre el alcance y capacidad de vigilancia de la Agencia de Seguridad Nacional.

Para leer este artículo completo COMPRA ESTE NÚMERO o SUSCRÍBETE A LA REVISTA