#2 / Noviembre-Diciembre 2013

Jordi Balló y Carlos Losilla

Alemania y sus sombras:

El cine y la culpa

Fotograma de la película austríaca Paraíso Esperanza, de Ulrich Seidl

1. Desde mediados del siglo XX, el cine alemán ha debido soportar una pesada carga en forma de pregunta angustiosa, por lo demás compartida con las demás artes y sobre todo con la literatura: ¿cómo enfrentarse a la memoria siniestra del nazismo?  Así, habría un cine de antes y de después del horror, y la posibilidad de traspasar esta frontera espectral significaría, en sí misma, una toma de posición por parte de los cineastas germanos: asumir como propio el relato de la historia del país y disponerse a exorcizarlo. No es extraño que, en ese punto, acabe apareciendo la posibilidad de una voluntad crítica y revisionista, de la que forma parte toda la población germana pero que los cineastas, por su capacidad de generar imágenes, asumirán con una especie de voluntad sacrificial.

Para leer este artículo completo COMPRA ESTE NÚMERO o SUSCRÍBETE A LA REVISTA