#18 / Julio-Agosto 2016

Jordi Amat

El día inexorable

Los intelectuales del proceso

Es innegable que la mutación que ha sufrido la cultura del catalanismo durante la última década es uno de los procesos de transformación política más intensos que se han desarrollado en la sociedad española contemporánea. No ha sido ni es, ni mucho menos, una anécdota. En realidad constituye un episodio complejo que, acabe como acabe, quedará inscrito en los manuales de historia con un epígrafe propio: como un desafío de las clases medias debilitadas al cerril establishment centralista. Como uno de los desafíos políticos más sostenidos y persistentes, más transversales, con sus buenas dosis de populismo y la elaboración de un relato histórico legitimador incluido, para romper el modelo territorial consensuado en las circunstancias frágiles y precarias de la Transición.

Para leer este artículo completo COMPRA ESTE NÚMERO o SUSCRÍBETE A LA REVISTA