#9 / Enero-Febrero 2015

Gianni Vattimo

Emergencia y evento

Técnica, política, obra de arte

Hay una afirmación de Heidegger que me parece absolutamente pertinente para el tema que nos ocupa: la que dice que la auténtica emergencia en nuestra situación es la falta de emergencia. Yo traduciría emergencia como «oposición», y henos aquí en el meollo del discurso que pretendemos desarrollar. Lo que hemos presenciado, durante los últimos años, en Europa y en cada uno de los países miembros de la Unión, es la progresiva disolución de cualquier tipo de oposición. La desaparición de cualquier alternativa política, sobre todo a raíz de la crisis financiera de los últimos dos años, se ha convertido en un fenómeno clamoroso. Lo que se le exige a cada país, de distintas formas y con distintos grados de presión, es que se ajuste a una serie de prescripciones dictadas por unos economistas que pretenden ser puros «técnicos»: hay un sistema económico que tiene que «funcionar», y que por consiguiente tiene que respetar determinados parámetros, y antes que nada el equilibrio entre ingresos y gastos.

Para leer este artículo completo COMPRA ESTE NÚMERO o SUSCRÍBETE A LA REVISTA