#22 / Marzo-Abril 2017

Jordi Amat

El Foreign Office de Camilo José Cela

Entre el 18 y el 25 de mayo de 1959 se celebraron las primeras Conversaciones Poéticas de Formentor, organizadas por la revista Papeles de Son Armadans, dirigida por Cela, y que darían lugar al Premio Formentor: una reunión de «poetas de las tres lenguas hispánicas (castellano, catalán y gallego) y una selecta representación de poetas extranjeros». En la imagen, Camilo J. Cela está sentado en el techo del taxi; abajo están Gerardo Diego (apoyado en el capó), Yves Bonnefoy (arrodillado), Vicente Aleixandre y Carles Riba –este último con gafas negras– (sentados en el estribo), Dámaso Alonso (en el asiento de atrás) y Anthony Kerrigan (de pie). Desde dentro del taxi se asoma Alastair Reid, el escocés, amigo de Robert Graves, que solía conducir este taxi británico por la isla de Mallorca © Fundación Pública Gallega Camilo José Cela.

 


Corría el año 1989 cuando la academia sueca concedió el Nobel de Literatura a Camilo José Cela. En la nota que la Academia difundió para justificarlo, se subrayaba la labor del escritor como renovador de la literatura durante la negra noche franquista. En especial se destacaba su corpus novelístico. Se decía que La familia de Pascual Duarte era, seguramente, la novela española más leída tras el Quijote y se seleccionaban cuatro novelas más de su por entonces dilatada trayectoria como prosista de ficción (La colmena, San Camilo, 1936, Oficio de tinieblas 5 y Mazurca para dos muertos). Tampoco se olvidaban de valorar sus mejores libros de viajes, pero tanto en esa nota como en la ficha biográfica que distribuyó la Academia, más allá de la obra escrita, se ponía en valor otro perfil de la peripecia del hombre de letras: Papeles de Son Armadans. «Como editor de la revista literaria Papeles, Cela ha contribuido a que un buen número de escritores encontraran una tribuna abierta durante los años difíciles.» Era cierto. Papeles cumplió con esa oxigenante función. Acogió a la joven oposición. No la política. Una oposición literaria que planteaba alternativas éticas y estéticas a los discursos del poder.

Para leer este artículo completo COMPRA ESTE NÚMERO o SUSCRÍBETE A LA REVISTA