#14 / Noviembre-Diciembre 2015

Kerman Calvo y Álvaro Martínez

La desigualdad y las mujeres (elaborado por Agenda Pública)

La conciencia política feminista

Las mujeres abandonaron al PSOE en las elecciones generales de 2011. No fueron, desde luego, el único grupo de votantes en hacerlo. Ni siquiera fueron las primeras en retirar su apoyo a un partido que, paradójicamente, había hecho mucho por ellas. Pero lo hicieron: las mujeres, como la mayoría de la población en su conjunto, siguieron lógicas clásicas de racionalidad económica, castigando a un partido político al que se atribuía una enorme responsabilidad en la situación económica en aquel momento. A tenor de los datos postelectorales del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), casi el 38% de las mujeres votaron al PP en noviembre de 2011, frente a un 26% que optaron por el PSOE. Estas cifras varían ligeramente en relación con los hombres, quienes habrían apoyado aún más al PP. No obstante, estas diferencias no son estadísticamente significativas (lo que, en términos menos técnicos, significa simplemente que es muy arriesgado extrapolar estos resultados al conjunto de la sociedad española). Podemos, así, recuperar una cantinela que se repite frecuentemente para el caso del votante español: no tiene un perfil de género.

Para leer este artículo completo COMPRA ESTE NÚMERO o SUSCRÍBETE A LA REVISTA