#27 / Enero-Febrero 2018

Cataluña. Una crisis europea

La digestión del trauma

Un relato catalán para refundar Europa

Jordi Amat

© Enric Lax

Modesta como su momento. La primera edición de Viaje en autobús de Josep Pla, con sus sencillas cubiertas amarillas, lleva como fecha de imprenta julio de 1942. España vive bajo una dictadura implacable y la mayoría de la sociedad sobrevive en la miseria que es la posguerra. Casi toda Europa está en guerra y el nazismo señorea en buena parte del continente. Y en Barcelona se publica ese libro escrito por un prosista de la victoria pero que, más allá de las loas e himnos al nuevo Estado, describe con el humor honesto y amargo de la ironía una realidad banal agrietada por la pobreza. Pla –espectador de la guerra civil europea, cronista de la degradación de las democracias liberales del continente– mira su realidad inmediata con la óptica de un europeo de su tiempo. Cuando cuenta que en una pensión la higiene es escasa y el agua caliente una utopía, sabe de lo que habla. Cuando llega al casino de un pueblo y pregunta si tienen libros, le dicen que sí pero nadie da con la llave para abrir las puertas de la librería, escribe con intención. Cuando transcribe una conversación en el autobús sobre el estraperlo, ya puede la censura peinar la página, pero se ha colado su diagnóstico sobre el corrosivo social de la corrupción.

Para leer este artículo completo COMPRA ESTE NÚMERO o SUSCRÍBETE A LA REVISTA

HAS AÑADIDO ESTE PRODUCTO

a La Maleta de la compra!