#15 / Enero-Febrero 2016

Josep Maria Martí Font

La revuelta de 2005

Las banlieues diez años después del fuego

Jóvenes del distrito 93 en la banlieue noroeste de París durante las pasadas elecciones. Estas barriadas de la periferia parisina cuentan con una de las poblaciones más pobres y jóvenes de Francia © Rodrigo Llopis

La distancia entre Clichy-sous-Bois y París no ha cambiado; sigue siendo de quince kilómetros. Desde lo alto de las torres del barrio de La Chêne Pointu, donde vivían Bouna y Zyed, los dos adolescentes que hace diez años murieron electrocutados en un transformador huyendo de la policía, se sigue viendo la torre Eiffel como si se pudiera alcanzar con la mano. Tampoco ha cambiado el tiempo que toma el viaje en transporte público: una hora y media. Hay que coger el RER hasta Le Raincy, una localidad bienestante con alcalde conservador, y desde la estación tomar el famoso autobús 601 que remonta por la calle principal llena de tiendas elegantes, pasando por las coquetas mansiones y casitas unifamiliares, hasta llegar a la cité. La prometida línea T4 del tranvía no entrará en servicio hasta 2017. Sólo entonces uno de los elementos clave de la exclusión habrá cambiado.    

Para leer este artículo completo COMPRA ESTE NÚMERO o SUSCRÍBETE A LA REVISTA