#31 / Septiembre - Octubre

La nueva mutación del capitalismo

Las mil caras de la longevidad

José Antonio Herce

© Arianne Faber, www.ariannefaber.com

La longevidad es un fenómeno que acompaña a las sociedades desarrolladas desde hace más de un siglo. Naturalmente, las estadísticas lo vienen captando. Lo captan de muchas maneras nuestros cuerpos, nuestras mentes, tanto individuales como colectivos. Muchos sistemas sociales se han venido adaptando. Pero hay muchos otros sistemas que no se han enterado de lo que está sucediendo. La prueba más evidente de que aspectos muy relevantes de este fenómeno están pasando desapercibidos a todas las escalas –individual, social, corporativa e institucional–, es que la edad de jubilación, establecida en los 65 años hace más de un siglo, cuando la esperanza de vida al nacer era de apenas cuarenta años, no ha cambiado mientras que la esperanza de vida al nacer es ahora de más del doble de la que se estimaba cuando se inventó la Seguridad Social. Ello es la causa de multitud de desajustes que ya están causando problemas de toda índole. Estos problemas irán a más si no somos capaces de remover de nuestras mentes, especialmente, la tiránica barrera de los 65 años.

Para leer este artículo completo COMPRA ESTE NÚMERO o SUSCRÍBETE A LA REVISTA