#14 / Noviembre-Diciembre 2015

Michel Feher

Liberar Alemania de Europa

Sadismo alemán, cobardía francesa: al día siguiente de la firma del preacuerdo entre Grecia y sus «socios», Europa exhibía un aire de déjà vu. Mientras que Angela Merkel constataba con satisfacción que a partir de ese punto ya nadie se atreverá a desafiarla, François Hollande se alegraba al mismo tiempo de haber ayudado a los griegos a rendirse y, en perspectiva, a haberse abstenido de resistir por su cuenta al día siguiente de sus elecciones: y es que, al renunciar de entrada a cualquier tentativa de renegociación del Tratado de Lisboa, ¿acaso no acababa de ahorrar a sus conciudadanos los cinco meses de falsas expectativas levantadas por Alexis Tsipras?

Para leer este artículo completo COMPRA ESTE NÚMERO o SUSCRÍBETE A LA REVISTA