#23 / Mayo-Junio 2017

Relato

Los que vinieron

Henar Lanza González

Metamorfosis © Esperança Rabat

«Profe, hable más despacio que parece una metralleta»

 

De Santander a Madrid

Nací en Santander y allí viví, hasta los 18, en la casa de mis padres, compartiendo durante años la habitación con mi hermano pequeño. Cumplida la mayoría de edad, me fui a estudiar Filosofía a Salamanca gracias a una beca del, por entonces, Ministerio de Educación y Ciencia, donde compartí primero una habitación en un colegio mayor y luego un piso, dos pisos, tres pisos. De allí me trasladé al centro de Madrid, donde viví durante doce años en un piso viejo y diminuto –54 m²–, que compartí con una, dos y hasta tres personas más.

Para leer este artículo completo COMPRA ESTE NÚMERO o SUSCRÍBETE A LA REVISTA