#32 / Noviembre - Diciembre

Materiales para una teoría de la imagen

José Jiménez

William Blake, El Gran Dragón Rojo y la Bestia del Mar, c. 1805. Dibujo, pluma y tinta con acuarela sobre grafito, 40,1 × 35,6 cm, colección Rosenwald, National Gallery of Art, Washington.

Hay imágenes e imágenes. Hoy, cuando vivimos en la experiencia del mundo imagen, todo lo que nos rodea es imagen, pero en su versión masiva, redundante, repetitiva, convertida en un elemento de ruido envolvente, de alienación. Sin embargo, no por ello debemos renunciar a la imagen, a toda imagen, sino buscar, potenciar, reclamar su dimensión más intensa, como ámbito de experiencia y de conocimiento. Estas páginas van en esa dirección, reconstruyendo en síntesis el origen del concepto, y avanzando a continuación una teoría de la imagen como forma simbólica de conocimiento e identidad

Para leer este artículo completo COMPRA ESTE NÚMERO o SUSCRÍBETE A LA REVISTA