#23 / Mayo-Junio 2017

Dossier sobre Educación

¿Es posible educar en una sociedad anómica y mutante?

Marina Subirats

© Sean Mackaoui, www.mackaoui.com

Desde los años ochenta estamos en España dando vueltas a la educación, discutiendo lo que debe o no debe incluir, promulgando leyes, enfrentando la pública a la privada. La Logse era una buena ley, había que darle tiempo e introducir retoques en el proceso de implantación y desarrollo, abrirla a los cambios. Hoy ya se nos habría hecho vieja, pero hubiera permitido poner las bases para una educación distinta. No se le dio tiempo ni ocasión, que algunos sectores, y especialmente la Iglesia, tenían prisa por volver al pasado, dominar el currículo, introducir una trasnochada enseñanza religiosa, separar el grano de la paja y no malgastar recursos en quien no los merecía. Así que empezó un baile de leyes educativas que ha desembocado en esta patética Lomce que sufrimos, que ya ni el propio gobierno defiende con convicción.

Para leer este artículo completo COMPRA ESTE NÚMERO o SUSCRÍBETE A LA REVISTA