#24 / Julio-Agosto 2017

¿Qué nos hace humanos?

Vulnerables y racionales

Inés Campillo

© Carolina Cancanilla,  www.carolinacancanilla.com

¿Qué nos hace humanos?

Ésta es una pregunta recurrente entre la comunidad científica y filosófica, una pregunta que ha motivado (y sigue motivando) innumerables reflexiones, investigaciones, publicaciones y simposios. ¿Qué nos hace distintivamente humanos? ¿Qué nos separa de los animales? Antes de intentar dar alguna respuesta a estas preguntas, creo que debemos dar un paso atrás e interrogarnos por el motivo por el que nos las hacemos. Podría ser que la única motivación fuera la pura curiosidad científica. Sin embargo, quizá debiéramos considerar que estas preguntas esconden motivaciones menos nobles. Las respuestas tradicionales a las mismas, que insisten en la singularidad del ser humano, ocultan una voluntad de poder y de dominio. O, por ser más específica, de manera intencionada o no han servido históricamente para justificar un programa de explotación de los sujetos considerados no enteramente humanos (esclavos, mujeres, personas de otros grupos étnicos), de otras especies animales no humanas y de la naturaleza en general. La presente reflexión surge precisamente de esta preocupación, se interroga sobre qué partes de la experiencia humana han sido iluminadas por las respuestas tradicionales y qué partes han sido ocultadas, y ofrece una tentativa de respuesta alternativa, más completa.

Para leer este artículo completo COMPRA ESTE NÚMERO o SUSCRÍBETE A LA REVISTA