NOTICIAS

La Maleta de Portbou

Presentación de La Maleta 22 en la librería Laie, en Barcelona, el 14 de marzo.

Ana Basualdo, Gerardo Pisarello, Josep Ramoneda  y Edgardo Dobry  en la presentación del número 22 en la librería Laie, en Barcelona.

Gerardo Pisarello: “Una alcaldesa mujer”.

Gerardo Pisarello: “Un primer teniente de alcalde latinoamericano”.

Gerardo Pisarello: “Unos políticos que no se sabía a qué fiestas iban.”

 

 


COMPARTIR EN:

FacebookTwitter

ARCHIVO DE NOTICIAS

NOTICIAS RELACIONADAS

La Maleta de Portbou

24/05/2017

PRESENTACIÓN DEL NÚMERO 23 DE LA MALETA DE PORTBOU EL JUEVES 1 DE JUNIO EN EL CERCLE ARTÍSTIC SANT LLUC

Te invitamos  a la presentación del número 23 de La Maleta en el bar del Cercle Artístic Sant Lluc (Carrer Mercaders, 42, 08003, Barcelona,  frente  al Mercado de Santa Caterina, junto a la Catedral) el jueves 1 de junio a las 19 horas.

“Más allá de lo virtual. Acción artística y medios digitales”.

Participarán  Enric Puig Punyet, comisario de la Galería de este número, Josep Parera, Presidente del Cercle Artístic Sant Lluc, y   Josep Ramoneda,  Director de La Maleta de Portbou.

Mediante una muestra de imágenes y vídeos nos presentarán una pequeña selección de artistas que son un reflejo de cómo la práctica artística ha tratado en los últimos años de romper esta perniciosa disociación entre virtualidad y fisicidad.

La Maleta de Portbou

16/05/2017

“¿Es posible educar en una sociedad anómica y mutante?”

Puedes leerlo en La Maleta 23: “¿Es posible educar en una sociedad anómica y mutante?” 
 
Marina Subirats: “Desde los años ochenta estamos en España dando vueltas a la educación, discutiendo lo que debe o no debe incluir, promulgando leyes, enfrentando la pública a la privada. La Logse era una buena ley, había que darle tiempo e introducir retoques en el proceso de implantación y desarrollo, abrirla a los cambios. Hoy ya se nos habría hecho vieja, pero hubiera permitido poner las bases para una educación distinta. No se le dio tiempo ni ocasión, que algunos sectores, y especialmente la Iglesia, tenían prisa por volver al pasado, dominar el currículo, introducir una trasnochada enseñanza religiosa, separar el grano de la paja y no malgastar recursos en quien no los merecía. Así que empezó un baile de leyes educativas que ha desembocado en esta patética Lomce que sufrimos, que ya ni el propio gobierno defiende con convicción”.