#44 / Enero-Febrero 2021

Alain Brossat

Un largo invierno republicano

Portada del número 72 de Charlie Hebdo, del 3 de abril de 1972

Podría comenzar con una aproximación al estilo de Wittgenstein: de lo que no se puede hablar, mejor callar.

Teniendo en cuenta que, de hecho, ninguno de vosotros tiene dudas con respecto a que decapitar a un profesor al salir de clase pueda ser algo que despierte variedad de opiniones (del tipo: recomendable o su contrario, de mal gusto, no muy inteligente, valiente, intempestivo, etcétera) y, por lo tanto, susceptible de dar lugar a una conversación abierta y distendida: toda enunciación que os sintáis inclinados a pronunciar sobre el acontecimiento en cuestión, comenzando por una acumulación de adjetivos y superlativos de repudio y anatema, no tendrá otro efecto que el de inscribiros en el esquema de esta corrección moral, que es el cemento de todas las uniones sagradas, y de asignaros vuestro lugar en el rebaño.

Para leer este artículo completo COMPRA ESTE NÚMERO o SUSCRÍBETE A LA REVISTA