#51 / Marzo-Abril 2022

¿Qué es la realidad?

Algunos inconvenientes a la realidad

Jaume Casals

El árbol de Miró. Dorado. Óleo, acrílico y cera de dorador sobre madera, 33 × 46 cm. © Esperanza Rabat, 2019

Cuando se trata de invocar la realidad, desde el primer momento, para el buen discurrir de las ideas, se hace evidente que la cosa empieza mal. Los conceptos demasiado grandes, aunque estén presentes cotidianamente, vienen cargados de conflictos irresolubles. El de realidad pertenece a ellos. Los lectores de los fragmentos del poema de Parménides, las aporías de Zenón o el Sofista de Platón, saben que estos conceptos demasiado grandes producen paradojas (el mundo de la lógica matemática moderna tuvo el mismo susto hace escasamente un siglo). Rechazamos lo que no es real e inmediatamente caemos en la cuenta de que lo rechazado de algún modo pertenece a la realidad. Confirmamos que la realidad no tiene límites y nos sumergimos en el laberinto de lo hablado pero indefinible e ininteligible, puesto que definir, o comprender, es precisamente trazar límites.

Para leer este artículo completo COMPRA ESTE NÚMERO o SUSCRÍBETE A LA REVISTA