#52 / Mayo-Junio 2022

Relato

Carta a Grossman

«Hay lugares como predestinados a una destrucción cíclica, pareciera que estuvieran malditos.»

Marta Rebón

Querido Vasili Semiónovich:

Estos días he sentido la necesidad de escribirte, aunque tal vez esta nota no te vaya a llegar nunca. Cuántas cartas empiezan con una disculpa… Excusarse en las primeras líneas es casi un arte en sí mismo, un recurso retórico que apela a la empatía del destinatario, a su indulgencia. ¿Quién no se ha retrasado en responder o ha postergado el momento de romper el silencio? Sucede que el remitente espera la disposición adecuada de ánimo para hacerlo. Así pasan días, semanas, meses… Años, incluso. Conozco las dificultades que entrañan las cartas, le escribió Iris Murdoch a una amiga, y le pidió que le escribiera sobre cualquier asunto corriente: «Las cartas deben aspirar a la condición de charla».

Para leer este artículo completo COMPRA ESTE NÚMERO o SUSCRÍBETE A LA REVISTA