#15 / Enero-Febrero 2016

Alain Brossat

La revuelta de 2005

Clichy-sous-Bois diez años después

Chusma, populacho y mascarada

Las banlieues están formadas por lo que en Francia se llaman cités: un conjunto de barras y torres de apartamentos edificados rápidamente para una población urbana en aumento después de la Segunda Guerra Mundial y el final de la Guerra de Argelia. Fueron las construcciones apresuradas de estas ciudades dormitorio llamadas villes nouvelles las que fracasaron en su modelo ciudadano y desembocaron en muchos de sus casos en ciudades gueto © Rodrigo Llopis

Quizá sólo con estos diez años de decantación haya sido suficiente para comprender lo que ocurrió en Francia con los disturbios a finales del año 2005: el paso de un régimen de conflictualidad a otro; la transición subrepticia desde un régimen de «lucha de clases» domesticada, totalmente combinada con el régimen de los partidos/sindicatos, sometida a las condiciones del Estado, hasta un régimen «salvaje» de estridencias amotinadoras y levantamientos puntuales. El paso de relevo inconsciente que tiene lugar en esta ocasión señala el agotamiento de la primera figura y de aquellos que se supone deben encarnar la rebeldía ante las condiciones del Estado y del capital, la aspiración a la igualdad y el espíritu de insumisión. El cambio de escenario que tiene lugar y cuyos límites tan sólo se han delimitado desde entonces jalona la desaparición del proletariado como agente mayor de la política que opta por la emancipación y la escalada (o el retorno) de ese agente flotante que es la plebe.

Para leer este artículo completo COMPRA ESTE NÚMERO o SUSCRÍBETE A LA REVISTA

HAS AÑADIDO ESTE PRODUCTO

a La Maleta de la compra!