#43 / Noviembre-Diciembre 2020

Alex Mitrani Martínez de Marigorta

Cicatrices del trauma

La Segunda Guerra Mundial y la representación de lo humano

Lasar Segall (1889-1957), Desenho original do Caderno «Visões de Guerra 1940-1943».
Tinta negra y acuarela sobre papel, 16,6 × 19,4 cm. © Museu Lasar Segall

Para quien las ha visto, no es fácil olvidar las figuras que el escultor Alberto Giacometti creó en los años cuarenta del siglo pasado. Sus características siluetas se convirtieron en arquetipos, símbolos de la humanidad de posguerra. Su aspecto es frágil y al mismo tiempo digno y totémico: por un lado, calcinadas en su superficie, desgastadas en su piel, laceradas, magulladas, y por otra parte dispuesta a mantenerse aún en pie y avanzar. Sartre las describió como «mártires de Buchenwald pero luego figuras ascensionales». Solitarias, ensimismadas, esas figuras se cruzan a veces en plazas, espacio que, como una peana gigante, las une y separa. Es inevitable pensar en nuestro confinamiento pandémico…

Para leer este artículo completo COMPRA ESTE NÚMERO o SUSCRÍBETE A LA REVISTA