#2 / Noviembre-Diciembre 2013

Simon Critchley y Jamieson Webster

Contra la autenticidad

El bienestar (wellbeing)

Lejos de vivir en una era secular, caracterizada por la muerte de Dios, muchos de los ciudadanos de las opulentas democracias occidentales han abandonado una noción fuerte de Dios (cristiano, judaico o lo que sea) y la han sustituido por una idea débil pero omnipresente de espiritualidad, ligada a una ética personal de autenticidad. Ésta no plantea las mismas exigencias desorbitadas que las religiones tradicionales, que imponen la mala conciencia, la culpa, el pecado, la inhibición sexual y todo lo demás. La ética de la autenticidad puede reducirse a un único imperativo categórico: ¡alcanzar el bienestar personal!

Para leer este artículo completo COMPRA ESTE NÚMERO o SUSCRÍBETE A LA REVISTA