#47 / Julio-Agosto 2021

Galería

Cuando el destino nos alcance

Iván Pintor

El Planeta de los simios (Planet of the Apes, 20th Century Fox, 1967)

«El ser humano –como señalara Kojève– es una enfermedad mortal del animal.» Que las primeras pinturas de la prehistoria representen animales y huellas de manos estarcidas sobre la piedra atestigua el afán humano por inscribirse en el reino animal y, a la vez, afirmar su diferencia. La poderosa imagen final de El planeta de los simios, de Franklin J. Schaffner, no sólo presenta un mundo en el que los gorilas, el género Gorilla, ha evolucionado hacia una civilización tecnológica, sino que, además, desvela que la nave del coronel Taylor (Charlton Heston) no ha aterrizado sobre un planeta desconocido sino sobre la Tierra en el año 3978. En torno a la imagen herrumbrosa de la Estatua de la Libertad, la imposibilidad de volver a casa, uno de los grandes motores narrativos de la literatura norteamericana, se amalgama con la dificultad que ya experimentara el propio Linneo para ubicar al Homo sapiens en el reino animal.

Para leer este artículo completo COMPRA ESTE NÚMERO o SUSCRÍBETE A LA REVISTA