#13 / Septiembre-Octubre 2015

Rodrigo Fresán

América

David Foster Wallace

Apuntes para una teoría de otra gran novela americana

David Foster Wallace en la librería The Strand de Nueva York, 11 de enero de 2006

© Suzy Alman/NYT/Contacto

La idea de una Gran Novela Americana implica la compañía –la luz y la sombra– de ese Gran Novelista Americano que la proyecta y la actúa, que la afirma y la firma. Si las cosas salen bien, la obra sobrevive al autor y el título suplanta al nombre. Una Gran Novela Americana es aquélla en la que la criatura –sea éste un joven vagabundo, una ballena blanca, un millonario romántico, y siguen los especímenes– se impone a su creador. En este sentido, si hay suerte, todo autor acaba siendo el fantasma de su obra por siempre viva.

Para leer este artículo completo COMPRA ESTE NÚMERO o SUSCRÍBETE A LA REVISTA