#55 / Noviembre-Diciembre 2022

La democracia directa

¿Debería ser directa la democracia?

Santiago Zabala

© Javi Royo, www.javirroyo.com

La validez de esta cuestión –que los participantes de este dossier analizan desde diferentes disciplinas y puntos de vista– es que no se trata de una cuestión que pueda resolverse de una vez por todas. En filosofía lo que cuenta es la pregunta, no la respuesta. Las respuestas son una indicación de que las preguntas son ingenuas, es decir, conceptualmente pobres. Por eso, las preguntas fundamentales vuelven a lo largo de la historia. Siguen demandando nuestro esfuerzo y atención porque su petición no puede ser satisfecha de una vez por todas.

Para leer este artículo completo COMPRA ESTE NÚMERO o SUSCRÍBETE A LA REVISTA