#41 / Mayo-Junio 2020

Boris Groys

Del configurador de formas al proveedor de contenidos

© Javi Royo, www.javirroyo.com

 

Hoy en día, los canales a través de los cuales se distribuye la producción artística son básicamente dos: el mercado e internet. En el mercado, los artistas ejercen de productores de imágenes y objetos: las obras de arte; en internet, producen el «contenido» como si fueran lo que llamamos «proveedores de contenidos». Para las obras de arte, esto implica un cambio sustancial. En el arte tradicional, los contenidos eran Jesucristo, la Virgen María y los santos del cristianismo, así como los dioses del antiguo panteón griego y algunas figuras históricas importantes. El artista tenía como objetivo modelar, dar forma a esos contenidos: era un configurador de formas, no un proveedor de contenidos. ¿En qué consisten los contenidos que suministran los artistas en internet? En parte, en la representación digital de las obras artísticas. Por supuesto, este caso no reviste especial interés, pues consiste en crear meras representaciones digitales de obras artísticas que ya circulan por el mercado del arte.

Para leer este artículo completo COMPRA ESTE NÚMERO o SUSCRÍBETE A LA REVISTA