#41 / Mayo-Junio 2020

Weimar: el fin de las certezas

Einstein versus teoría cuántica

El coste de la (in)certidumbre

Albert Solé

Walther Nernst, Albert Einstein, Max Planck, Robert Millikan y Max Theodor Felix von Laue en 1928

 

Si bien Max Planck dio el pistoletazo de salida para el desarrollo de la nueva física cuántica en 1900, los pilares fundamentales de esta teoría se establecieron durante la segunda mitad de los años veinte, coincidiendo en el espacio y en el tiempo con la implosión de la cultura de la República de Weimar. En la ciudad de Gotinga, colaboraron durante esa década portentosa los físicos Werner Heisenberg y Max Born. El resultado fue una formulación muy abstracta de la teoría cuántica que emplea el lenguaje matemático de las matrices y a la que también contribuyó Pascual Jordan. En 1926, Erwin Schrödinger publicó otra formulación de la física cuántica usando un lenguaje matemático diferente, el de las ecuaciones diferenciales y las funciones continuas. Pero pronto se vio que ambas formulaciones tenían las mismas consecuencias experimentales y que, por tanto, eran en cierto modo equivalentes. Schrödinger era austriaco y trabajaba en el momento de la publicación en Zúrich, pero pronto aceptó un puesto académico en la ciudad de Berlín. Allí coincidiría con Albert Einstein, Max Planck y muchos otros físicos que estuvieron involucrados en el desarrollo de la teoría.

Para leer este artículo completo COMPRA ESTE NÚMERO o SUSCRÍBETE A LA REVISTA