#46 / Mayo-Junio 2021

Relato

El asado

«Una persona es un clavo y sus propósitos, un martillo.»

Matías Néspolo

Cuando la confianza se quiebra, ya no hay promesa que valga. Así de sencillo. Mejor hacer borrón y cuenta nueva y remplazarla por otra. A la confianza, digo, porque una promesa es letra muerta. Un cheque sin fondo que no hay quien cobre. Por eso lo que le conviene al portador es hacerlo circular, sacárselo rápido de encima, si no quiere clavarse.

Para leer este artículo completo COMPRA ESTE NÚMERO o SUSCRÍBETE A LA REVISTA