#3 / Enero-Febrero 2014

Walter Benjamin

La deuda y la culpa

El capitalismo como religión

Cabe ver1 en el capitalismo una religión, es decir, el capitalismo sirve esencialmente al apaciguamiento de los mismos pesares, tormentos y desasosiegos a los que antaño daban respuesta las llamadas religiones. Demostrar esa estructura religiosa del capitalismo –entendido no sólo, según opina Weber, como una formación condicionada religiosamente, sino como un fenómeno esencialmente religioso– aún llevaría hoy a la deriva de una desmesurada polémica universal. No podemos ceñir la red en la que nos encontramos. Más tarde, sin embargo, ésta será vista con perspectiva.

Para leer este artículo completo COMPRA ESTE NÚMERO o SUSCRÍBETE A LA REVISTA