#8 / Noviembre-diciembre 2014

David Rueda

Jóvenes y precarios contra la vieja política

El precario, un nuevo sujeto político

Del proyecto Pobreza infantil en España, ganador del premio PhotoEspaña-OjodePez de Valores Humanos 2014

© Aitor Lara

La dualización del mercado de trabajo y la creciente separación entre insiders y outsiders se ha convertido en una de las características más preocupantes de un gran número de economías en la OCDE desde la década de los años 80. Mientras que una porción (políticamente significativa) de insiders disfruta de altos niveles de protección laboral, un número cada vez mayor de outsiders se encuentra en un círculo vicioso entre el desempleo y la precariedad. ¿Por qué, uno se puede preguntar, tiene esto importancia? En este artículo quiero argumentar que el incremento en la importancia del precariado tiene consecuencias de gran relevancia para el desempleo durante la crisis. Un alto nivel de protección permite a los insiders minimizar su vulnerabilidad al desempleo (incluso durante la crisis). En países con altos niveles de dualización, el desempleo se concentra sobre el precariado y por lo tanto produce una profundización del círculo vicioso de la dualización. Las consecuencias de la presente crisis son, por tanto, potencialmente más dramáticas de lo que imaginamos. La Gran Recesión es realmente diferente, porque magnifica la segmentación ya existente en algunos países de la OCDE. Para los países profundamente dualizados, como España, el incremento de esta espiral que diferencia a insiders y a outsiders es preocupante.

Para leer este artículo completo COMPRA ESTE NÚMERO o SUSCRÍBETE A LA REVISTA