#7 / Septiembre-octubre 2014

Víctor Lapuente Giné

El desconcierto europeo

Elogio de la política pequeña

Imagina que, de la mano de un amigo, te caes en un pozo. Cuanto más profundo sea el pozo, más ganas tendrás de culpar a tu amigo y, al mismo tiempo, más contraproducente será que malgastes tus energías en cualquier cosa que no sea pensar cómo salir lo más rápido posible del agujero. La paradoja de la naturaleza humana es que, cuanto más necesitas tener la cabeza serena porque tu problema es objetivamente mayúsculo, más te reclama la pasión justiciera.

Para leer este artículo completo COMPRA ESTE NÚMERO o SUSCRÍBETE A LA REVISTA