#55 / Noviembre-Diciembre 2022

Relato

Estrella no tiene porqué

« Tras el parto, y tras la proximidad de la muerte, yo también necesité a mi madre.»

Marina Perezagua

© Esperança Rabat, @esperabat

Cuando a los catorce años supe que iba a quedarme sin casa, empecé a pasar muchas horas diarias escribiendo compulsivamente mi dirección completa en pequeños trozos de papel. Había decenas de esos papeles por todas partes, como si el acto de repetir mi dirección pudiera redimirme tal como me redimía en la escuela, mediante el castigo de escribir cien veces mi pequeño delito.

Para leer este artículo completo COMPRA ESTE NÚMERO o SUSCRÍBETE A LA REVISTA