#41 / Mayo-Junio 2020

Joan Ramon Resina

Josep Pla, un liberal sui generis

Portada de la revista Destino, n.º 1669 del 27/09/1969. Fundación Josep Pla

 

Hacia el final de su vida, Josep Pla negó tener ningún interés político intrínseco. Consideraba que la vida del político era muy incómoda y no lograba entender por qué razón alguien querría optar por ella (24: 602). En otra de sus obras tardías, Escrits empordanesos, negaba haber albergado ambición política alguna y atribuía sus considerables textos de análisis político a su deber periodístico de informar: «Jo no he tingut mai cap aspiració política per ignorància total d’aquest ofici tan sanguinari i difícil. Si he escrit sobre política, ha estat simplement perquè m’he dedicat tants anys al periodisme» (38: 164). Sin embargo, la verdad es que tenía un interés profundo por la política, a la que consideraba una de las dos cosas más importantes de la vida; la otra era el valor de la moneda (38: 373). Pla leyó El capital de Marx poco después de regresar a Barcelona después de una prolongada estancia en Alemania como corresponsal, durante la cual experimentó la hiperinflación del marco alemán. La obra sobre la acumulación de capital y la teoría del valor del trabajo le pareció extremamente interesante, mientras que las siguientes, las tildó de secas y confusas. Aun así, lo que más le impresionó fue que Marx no dedicara ni un único párrafo a la inflación y al problema de la moneda, es decir, al valor del dinero. «Com és possible –jo em demanava després d’haver llegit aquest llibre– que Marx no hagi dedicat una sola paraula al problema de la moneda, que és probablement, si hom s’hi troba embolicat, el més gran, potser el més gran de la vida? Un llibre que es titula El Capital, que és dedicat íntegrament al capital, que tracta, amb el més gran detall, de totes les formes que pot adoptar aquesta mercaderia, no dedica ni una ratlla a la moneda. On som? Hem entrat en el fetitxisme i el fanatisme o en la demència pura i simple?» (34: 298-299). Esta afirmación, naturalmente, está fuera de lugar, puesto que Marx habla sobre el dinero en el capítulo III del primer volumen de El capital y Pla podría haber encontrado una extensa reflexión acerca del tema del dinero en Una contribución a la crítica de la economía política, si se hubiera dedicado a ahondar en las obras del autor alemán.

Para leer este artículo completo COMPRA ESTE NÚMERO o SUSCRÍBETE A LA REVISTA