#43 / Noviembre-Diciembre 2020

«America» en crisis

La biblioteca presidencial de Trump: una purga

Eduardo Mendieta

© Javi Royo, www.javiroyo.com

Hoy un bibliófilo inveterado e impenitente. De hecho, para mi profunda consternación y tristeza, mi exesposa me pidió el divorcio debido a mi compra compulsiva de libros y a que le hice imposible decorar nuestra pequeña casa llenándola de libros por todas partes, como una especie de vid amazónica. Por eso me sentí a la vez entusiasmado y perplejo cuando recibí una invitación oficial para formar parte del comité de planificación de la biblioteca presidencial de Trump. Le respondí al señor John Alighieri, quien había firmado la carta de invitación, preguntándole si no se trataba de un error. También quise saber por qué motivos me habían seleccionado para formar parte de ese distinguido grupo de académicos. Un par de días después recibí una respuesta en un sobre fedex que contenía otro sobre con los sellos «Casa Blanca» y «Top Secret». La carta, en este caso de la señora Lovelace, con copia a Barr, Kepesh y Sade, confirmó que de hecho era yo, Eduardo Mendieta, quien había sido invitado a formar parte del «Comité de Excelencia Presidencial para la Biblioteca Presidencial del Presidente Trump». La carta ocupaba aproximadamente una página y media en la que se exponían los motivos por los cuales había sido seleccionado para ser recomendado al «comité de excelencia».

Para leer este artículo completo COMPRA ESTE NÚMERO o SUSCRÍBETE A LA REVISTA