#4 / Marzo-Abril 2014

Peter Sloterdijk

La escuela, el invento más fatídico de la historia

La Academia, ayer y hoy

Dice Aristóteles que el inicio de la filosofía es el asombro. No es cierto, el inicio son los celos, en concreto los celos entre los sofistas y la lucha por los discípulos. Se trataba de ver quién los seducía mejor. Los que pugnaban por hacerse con más discípulos son los que posteriormente fueron llamados «sofistas».

Para leer este artículo completo COMPRA ESTE NÚMERO o SUSCRÍBETE A LA REVISTA