#6 / Julio-Agosto 2014

Román Cuartango

Política y modernidad

La sublime abolición de la política

Son frecuentes las voces que manifiestan su intención de superar el mundo social desgarrado por los intereses particulares en un paraíso de «lo que nos une», en definitiva, de una comunidad originaria que haya dejado atrás las miserias políticas. Todo ello muestra una inquietante similitud con aquella Alemania anterior al desastre fascista, sobre la cual dijera Thomas Mann que era más música que democracia. Y hace sospechar que se están manejando ideas confusas con el fin de dar sentido a una existencia descolorida.

Para leer este artículo completo COMPRA ESTE NÚMERO o SUSCRÍBETE A LA REVISTA