#49 / Noviembre-Diciembre 2021

¿Cambio de era o mutación de la historia? El gran reto del siglo XXI

La tecnificación de lo humano: el programa transhumanista

Antonio Diéguez

Grada Kilomba, Illusions Vol. 1, 2017. Obra presentada en la exposición Contra la raza en Matadero, Madrid, The Showroom, en el marco de PhotoEspaña 2021 (03/06/2021-28/11/2021), comisariada por Elvira Dyangani.
© Grada Kilomba/cortesía de la artista

Ortega fue uno de los primeros en comprender que la técnica es un elemento constitutivo del ser humano y no algo adjetivo o accidental en su existencia. De ahí justamente nuestra condición de centauros ontológicos, en parte seres naturales, en parte extranaturales, en la que basó su visión de la vida humana. Nuestra especie se ha hecho a sí misma culturalmente, y en cierta medida también biológicamente, por medio de la técnica y es en la «sobrenaturaleza» creada mediante ella donde en realidad habita y encuentra bienestar. Esta no es, pues, una idea nueva, aunque a veces se repite como si lo fuera. Pero en el discurso filosófico ha comenzado a introducirse un enfoque mucho más radical. Lo que se reivindica ahora –lo que reivindica el discurso transhumanista– es la aplicación directa de la tecnología, esto es, de la técnica basada en la ciencia, al propio ser humano, con el objetivo explícito de conseguir su mejora en todos los aspectos relevantes, físico, mental, emocional, moral. Es lo que Peter Sloterdijk ha llamado la antropotécnica y lo que en el ámbito anglosajón se conoce como mejoramiento humano. El movimiento transhumanista ha hecho, en efecto, de este objetivo una pieza central de su programa. Sus promotores consideran que el rápido desarrollo tecnológico, en especial en las biotecnologías y las tecnologías de la información y de la computación, está haciendo que esta mejora directa del ser humano abandone el campo de la especulación futurista y pase a ser contemplada como una meta realizable, a cuya consecución debemos ponernos sin demoras.

Para leer este artículo completo COMPRA ESTE NÚMERO o SUSCRÍBETE A LA REVISTA