#9 / Enero-Febrero 2015

Andrés Ortega

Vivir en las redes

Las protestas se tuitean

En un libro que llevaba por título La fuerza de los pocos (Galaxia Gutenberg), expuse en 2007 la tesis de cómo los nuevos medios de comunicación social empoderan a individuos y minorías para darles un alcance global y general. Entonces el concepto y la práctica de las «redes sociales» estaba naciendo: Facebook comenzó su andadura en 2004 y Twitter en 2006, pero tardaron en llegar a España. Me refería a Al Qaeda y a otras redes criminales, pero también a cómo la protesta por el «¿Quién ha sido?» se extendió en España tras los atentados en Madrid del 11 de marzo de 2004, antes de la jornada electoral del 14, gracias fundamentalmente a los móviles, en ese momento sólo dotados con mensajes SMS y radio. Hoy está mucho más claro lo que escribió B. S. Noveck en 2005 al hablar de la «democracia de grupos»: que la tecnología está permitiendo formas más efectivas de acción colectiva.

Para leer este artículo completo COMPRA ESTE NÚMERO o SUSCRÍBETE A LA REVISTA