#17 / Mayo-Junio 2016

Bruno Latour

Los cornelianos dilemas de un cinturón de seguridad

El Señor me ceñirá con su fuerza
Él es mi escudo, Él es mi arnés
Él solo me protegerá de mis enemigos.

Los cosmólogos buscan la «masa faltante» que les permita completar la enorme suma que se esfuerzan en calcular: la masa del universo. Por ahora, la tara necesaria para equilibrar su balanza cósmica sigue estando fuera de su alcance. Al mismo tiempo, los moralistas se quejan continuamente de la degradación de la moral, de la pérdida de valores, de la invasión de los pobres sujetos por máquinas inhumanas. Según ellos, a nuestras civilizaciones industriales les falta una enorme dosis de moral. La técnica se vuelve cada vez más dominante y los débiles humanos cada vez más amorales. Me parece sin embargo que los moralistas tendrán mayor fortuna que los cosmólogos y encontrarán rápidamente su «masa faltante» de moralidad y de valores. Basta para detectarla con fijarse no ya en las personas, sino en los no-humanos.

Para leer este artículo completo COMPRA ESTE NÚMERO o SUSCRÍBETE A LA REVISTA