#17 / Mayo-Junio 2016

Simon Critchley

Los peligros de la certidumbre

Una lección de Auschwitz

«En este punto, en los últimos minutos del programa, la escena se traslada de repente a Auschwitz, donde muchos de los miembros de la familia Bronowski fueron asesinados. Y justo entonces se produce un momento, apenas cuatro minutos, de gran emotividad. Bronowski introduce la mano en el agua lodosa de un estanque que contiene los restos de su familia y de incontables familias más que perecieron allí. Todas víctimas del mismo odio: el odio del ser humano. En cambio, él dice –justo antes de que la escena corte a cámara lenta–: “Tenemos que tocar a la gente”»

De niño, en Inglaterra, veía mucha televisión. No teníamos libros en casa, ni siquiera la Biblia. Por eso, la televisión era muy importante, casi omnipresente. Sin lugar a dudas, la mayor parte de lo que se difundía era basura. Pero en 1973, la BBC emitió una extraordinaria serie documental llamada The Ascent of Man [El ascenso del hombre] presentada por un tal Dr. Jacob Bronowski, de trece episodios de una hora. Cada uno era lo que él mismo denominaba un «ensayo» que tenía lugar en localizaciones elaboradas y exóticas, pero el estilo nunca era ostentoso y consistía sobre todo en el Doctor Bronowski hablando directa y deliberadamente a cámara. 

Para leer este artículo completo COMPRA ESTE NÚMERO o SUSCRÍBETE A LA REVISTA