#4 / Marzo-Abril 2014

Judith Butler

Señales que vienen de Oriente

Sobre la cohabitación árabo-israelí

Más allá del binacionalismo

© AP Photo/Bernat Armangué

El sionismo y la dominación colonial

Sin duda, existen numerosos y excelentes argumentos, enmarcados en criterios abiertamente seculares, para oponerse al sionismo político y establecer un sistema político en términos de igualdad entre palestinos y judíos en el territorio de la Palestina histórica, así como para rechazar las formas racistas de ciudadanía dentro de las fronteras israelíes, apoyar la autodeterminación de los palestinos y oponerse al uso brutal de la fuerza policial y militar para mantener una ocupación ilegal y seguir privando de derechos internacionalmente reconocidos a poblaciones enteras. De hecho, estos argumentos tienen la gran ventaja de expresarse en un lenguaje que se supone universal y apelan a derechos que se oponen a la sumisión cultural y que podrían aplicarse a cualquier pueblo privado de un autogobierno efectivo, así como de movilidad y ciudadanía.

Para leer este artículo completo COMPRA ESTE NÚMERO o SUSCRÍBETE A LA REVISTA