#33 / Enero - Febrero

Entrevista

Miquel Barceló

«Cuando observo a Miró, veo todo lo que le debo.»

Staffan Ahrenberg

Miquel Barceló en su taller de la calle San Alonso, en Palma de Mallorca, 1980. © Estudio Miquel Barceló, 2018

Staffan Ahrenberg: ¿Qué representa Miró para usted?

Miquel Barceló: Cuando era adolescente, el único artista al que admiraba era Miró. Siendo muy joven, yo había aprendido, con mi madre, a pintar al aire libre. Pero a partir de los dieciséis años empecé a odiar ese tipo de pintura, me parecía anticuada. Los únicos artistas a los que respetaba eran los artistas de vanguardia, y de ellos el único que seguía vivo era Miró. Yo le admiraba porque había estado cerca de los surrealistas y porque su pintura era muy radical.

Para leer este artículo completo COMPRA ESTE NÚMERO o SUSCRÍBETE A LA REVISTA