#10 / Marzo-Abril 2015

José Luis Pardo

Podemos: Tres retratos

No está claro que podemos

© El Roto (Andrés Rábago), VEGAP, Barcelona, 2015

Lo que sabemos positivamente de Podemos es bastante poco, no sólo porque se trata de un cuerpo con muchas almas que pugnan por la hegemonía, sino porque su esencia es mayoritariamente negativa y alternativa: son sobre todo un «NO» dicho a todos sus competidores, con respecto a los cuales su indiscreto encanto consiste en ser los otros, como en la película de Amenábar o en el sentido en que doña Concha Piquer cantaba aquello de yo soy la otra, la otra. Por tanto, hacer en este momento especulaciones sobre su porvenir es algo así como apostar por aquellos productos financieros de contenido infinitamente complejo (o fundamentalmente vacío) que originaron la crisis inmobiliaria de las hipotecas subprime y de sus mercados de futuros. Lo único seguro es que nos esperan en este terreno grandes sorpresas.

Para leer este artículo completo COMPRA ESTE NÚMERO o SUSCRÍBETE A LA REVISTA