#35 / Mayo - Junio

La gran inundación.Treinta años después de

Panorama filosófico desde la frontera

Lectura actual de Medios sin fin, de Giorgio Agamben

José María Ridao

© Javi Royo, www.javirroyo.com

La inalterable actualidad que mantienen los asuntos tratados por Giorgio Agamben en Medios sin fin, cuya fecha de primera publicación se remonta a 1995, suscita un interrogante en absoluto ajeno a las preocupaciones que han guiado la totalidad de su trabajo. La pertinencia de los análisis acerca de la condición de refugiado, la función de la lengua en la delimitación de la comunidad, la etiología de los campos de concentración o la espectacularización de la política, recogidos en Medios sin fin y hasta ahora no desmentidos por el paso del tiempo, ¿es resultado de haber acertado en un pronóstico o, por el contrario, de haber descrito con precisión el mecanismo del poder? De manera implícita, esta disyuntiva ha sido resuelta en favor de la primera opción cada vez que los hechos han venido a corroborar las posiciones de autores cuya genealogía filosófica se propone prolongar Agamben, y cuya obra muchas veces inclasificable es objeto de una recepción en la que el reconocimiento no excluye el recelo. Sucedió hasta épocas recientes con Walter Benjamin, a causa de la ortodoxia marxista que inspiran sus primeros escritos, y sucede aún con Carl Schmitt y Guy Debord, uno por su adhesión al nazismo y otro por la irreductible singularidad de su perspectiva, ajena a cualquiera de las clasificaciones ideológicas vigentes en el momento de dar a la imprenta La sociedad del espectáculo.

Para leer este artículo completo COMPRA ESTE NÚMERO o SUSCRÍBETE A LA REVISTA