#37 / Septiembre - Octubre

Entrevista

Rob Riemen

«Como el cáncer con el cuerpo humano, el fascismo es inherente a la democracia.»

Josep Maria Martí Font

Rob Riemen. © Claudia Guadarrama/cortesía de Taurus

El filósofo Rob Riemen (Países Bajos, 1962), fundador del Nexus Instituut, tiene una formación peculiar, aunque bastante habitual en el mundo cultural de raíz germánica. Hijo de un sindicalista cuyo activismo siempre le ha inspirado, estudió Teología en la Universidad de Tilburg. Desde sus años de estudiante está fascinado por los grandes pilares del humanismo europeo; empezando por Thomas Mann, de cuya novela central, La montaña mágica, brota buena parte de su pensamiento. Ha escrito dos ensayos breves pero muy iluminadores
Para combatir esta era (2017) y Nobleza de espíritu (2018), ambos editados por Taurus– sobre la deriva de nuestras sociedades hacia ofertas políticas que hemos intentado amontonar en el genérico cajón del populismo, pero que él insiste en llamar fascismo, o como gusta decir: la palabra «f», haciendo un paralelismo con el fuck inglés. «Hablamos del eterno retorno del fascismo, pero lo cierto es que siempre ha estado ahí –dice–, ya nos lo advirtieron Thomas Mann o Albert Camus, e incluso ya lo señaló Nietzsche: desde el momento en el que hay una democracia, hay un peligro inherente que es el fascismo. Es lo mismo que sucede con el cuerpo humano y el cáncer; las posibilidades de tener cáncer son enormes, porque es parte de nosotros.» Riemen, que fundó el Nexus Instituut para difundir la cultura y la filosofía de la vida de la tradición humanista europea, a modo de baluarte frente a una sociedad en la que considera que impera un enfoque unidimensional en la ciencia, la tecnología y los valores comerciales, rescata en esta entrevista a un colectivo que muchos dábamos por desaparecido: la clase intelectual, a la que considera responsable del desamparo en el que vivimos, por su aceptación del nihilismo, su renuncia a la verdad y a los valores universales y por su traición a nuestra identidad humanista europea.

Para leer este artículo completo COMPRA ESTE NÚMERO o SUSCRÍBETE A LA REVISTA