#7 / Septiembre-octubre 2014

Galería

Sade ilustrado

Antonio Monegal

© Andrés Serrano, 1984

El Marqués de Sade no ha dejado de estar de actualidad desde que Maurice Heine inició el rescate de sus obras en los años veinte. Para los surrealistas fue un precursor, Buñuel le invocó en sus películas y ha sido leído por intelectuales como Bataille, Klossowski, Adorno, Lacan, Barthes, Blanchot y Žižek. Simone de Beauvoir concluyó que no hay que quemar a Sade y a partir de ahí el problema ha sido cómo juzgar su legado.

Para leer este artículo completo COMPRA ESTE NÚMERO o SUSCRÍBETE A LA REVISTA