#11 / Mayo-Junio 2015

Francis Fukuyama

¿Quién controlará el futuro?

Sobre la condición posthumana

«Corrida» del proyecto ElefanteCidadeSerpente, Osório, Brasil, 2006 © Fernanda Chemale

El cambio tecnológico constante ha sido un rasgo distintivo de las sociedades humanas desde la revolución industrial, y las revoluciones tecnológicas siempre han traído consigo enormes consecuencias sociales. El uso de las máquinas a vapor aplicado al hierro y el acero desencadenó la propia revolución industrial; las economías de escala basadas en la producción en línea y la necesidad de redes de mando y control crearon las ciudades modernas, promoviendo la planificación y centralización políticas (Beniger, 1986), y las revoluciones tecnológicas de la información y la comunicación han impulsado la descentralización y un acceso más barato a la información, lo cual ha contribuido a la democracia.

Para leer este artículo completo COMPRA ESTE NÚMERO o SUSCRÍBETE A LA REVISTA