#17 / Mayo-Junio 2016

Relato

Sobre una ciudad. Badalona

Bashkim Shehu

«Entre 2007 y 2011, los ataques verbales de Albiol, apoyados y acompañados por Alicia Sánchez Camacho, se concentraron sobre el colectivo de los gitanos rumanos, que en cierto modo simbolizaba toda la inmigración. […] Gracias a ello y a las promesas de “mano dura”, de “españoles primero” y de echar de la ciudad a los inmigrantes quod delincuentes, en las elecciones municipales de mayo de 2011 el Partido Popular ganó en Badalona con una holgada diferencia y Xavier García Albiol se hizo con la alcaldía. Era la primera vez que un representante del Partido Popular presidía un municipio en Cataluña, y la primera vez, en el conjunto del Estado durante el periodo de la democracia, que el racismo llegaba al poder.» 27 de abril de 2010, 13:05h. Barrio de San Roque en Badalona © Santi Cogolludo

 

«Fuera rumanos. No al incivismo. No somos racistas.»

Hablaré de Badalona. Es un caso único en el sentido de la centralidad política del racismo, y a la vez un caso que representa, como aumentado en un microscopio, varios rasgos típicos y genéricos del fenómeno, y sobre todo su dinámica. En la configuración de la xenofobia, mejor dicho del odio racista, una condición privilegiada ha tenido el discurso dirigido contra los rumanos. De hecho, se trata del rumano imaginario, porque el objeto directo son los ciudadanos rumanos de etnia gitana, los rrom, pero por otra parte se les identifica con el conjunto de los rumanos, mientras que los rrom numéricamente constituyen un pequeño porcentaje de este colectivo (más adelante, el vocablo rumanos aparecerá de vez en cuando en cursiva, remitiendo a este tipo de extrapolación).

Para leer este artículo completo COMPRA ESTE NÚMERO o SUSCRÍBETE A LA REVISTA

HAS AÑADIDO ESTE PRODUCTO

a La Maleta de la compra!