#46 / Mayo-Junio 2021

Adrià Alcoverro

Tras el cierre de una década convulsa

«Democracia real YA.» Manifestación en Madrid el 15 de mayo de 2011. © Olmo Calvo. Wikimedia commons

La derrota de Syriza en las elecciones griegas de julio de 2019 representó, junto con la entrada de Podemos en el gobierno de coalición presidido por Pedro Sánchez en España, el fin de un ciclo para una izquierda que se inició con el Movimiento de los Indignados en los años posteriores a la crisis de 2008. Esta izquierda se ha erigido como un actor político importante pero la alternativa rupturista que representó fue abortada en Grecia por la Troika y, en España, nunca ha llegado a ser hegemónica dentro de la izquierda que sigue dominada por el PSOE. Podemos puede que sea imprescindible para gobernar, pero aquello del «asalto a los cielos» o el «sorpasso» queda lejos.

Para leer este artículo completo COMPRA ESTE NÚMERO o SUSCRÍBETE A LA REVISTA